Skip to main content

Desde Piura hasta Tacna, una inmensa extensión de desierto se abre paso. Las dunas, el ardiente calor y la dificultad para maniobrar hicieron del desierto peruano el lugar más llamativo para que nuestro país fuera la sede del desafío del Dakar 2018, donde cada corredor, demostró su resistencia y capacidad de competencia hasta límites extremos.

Sin embargo, para disfrutar de la conducción en un mar de arena no basta con saber manejar un 4×4. Tu auto debe está preparado para superar cualquier obstáculo y encarar las dunas con éxito durante cualquier aventura en el desierto. Para conseguirlo debes tener en cuenta algunas sencillas claves. ¿Listo? ¡Coge papel y lápiz!

Versatilidad 4×4

Cuando vas a circular sobre la arena debes tener en cuenta algunos factores que afectan la movilidad de tu vehículo, como son el grosor de la arena, la temperatura que puede alcanzar y la humedad del desierto, que hará a la arena más o menos compacta. Recuerda, no es lo mismo conducir sobre la arena del desierto que hacerlo sobre la arena de la playa.

Adapta muy bien tu carro para dotarlo de mayor agarre y así tener más seguridad para todos los ocupantes. Debes elegir correctamente los neumáticos para el desierto. Pero ¿cómo deben estar los neumáticos para recorrer el desierto? ¡Sencillo! La respuesta, aunque no lo creas, es: desinflados. Sí, leíste bien. Bajar la presión de los neumáticos a la mitad es lo primero. De este modo conseguirás un mayor contacto con la superficie y una mejor tracción.

Los modelos de automóviles más modernos de tracción total como el Chevrolet Spin Activ, o el Toyota Danbury CT, traen incorporados accesorios tecnológicos de última generación, como el GPS de ubicación remota, encendido por voz, dirección asistida y control de estabilidad para superficies difíciles de transitar. Pero al atravesar por zonas desérticas, es aconsejable hacerlo desactivando esta última para evitar que las ruedas se bloqueen.

¿Qué hay de la velocidad?

Para no quedarte atascado siguiendo la ruta que otros coches hicieron antes que tú, debes transitarlas ligeramente, sin sobrepasar los 30 km/h. Es importante conducir con suavidad pues si la arena no está compacta, eres más propenso a quedarte atascado.

Recuerda, aún no eres un piloto profesional de rally, pero vas por buen camino. Si pones en práctica estos sencillos consejos estarás listo muy pronto.

Leave a Reply

¡Vende tu auto! Cotiza su valor AQUÍ