En ciertos momentos, la creatividad de los fanáticos genera homenajes desmedidos y sorprendentes. Precisamente, así es, la manera como se ha recreado un Volkswagen Kombi, también conocido como Modelo T1, que cuenta con una tradición de 70 años entre los sueños de los amantes del camino.

Este gigante fue bautizado como Walter por su dueño, Kirk Strawn. Se trata de un bus de 9,35 metros de largo, 4,02 de alto y 2,53 metros de ancho, que pesa 8.845 kilos y está adaptado para fiestas rodantes. Lo que en Colombia o Ecuador se conoce como chiva parrandera. Además de respetar las líneas tradicionales del VW Kombi, ha heredado parte del estilo que le asignaron sus admiradores a lo largo del tiempo, con un diseño en colores vivos.

Para su fabricación se utilizó un viejo camión, originalmente destinado a funcionar como maquinaria de trabajo, combate del fuego y rescate en los aeropuertos. Se trata de un modelo 1963 de la desaparecida marca Walter Motor Truck Company −de allí deriva su nombre−, que fue olvidado en la Base de la Fuerza Aérea Luke, Arizona, Estados Unidos.

El nuevo dueño necesitó tres años para armar este insólito modelo; solo mantuvo el chasis original y añadió una carrocería hecha a medida. Ahora el bus cuenta con un generador de 7.000 W, un equipo de audio de 360 ​​grados con 85 altavoces −muchos de ellos ocultos a la vista− y cuatro amplificadores, así como sincronización inalámbrica de audio e iluminación, una cabina para el DJ y máquina de humo.

Ha participado en diferentes encuentros y celebraciones a lo largo y ancho de su país, pero el mayor orgullo para Kirk Strawn es la alegría y el asombro que aún despierta entre los vecinos de la ciudad de Scottsdale, Arizona, el sitio que Walter ha encontrado para continuar con su rica historia de vida.

Déjanos un comentario

Un espacio para compartir las ultimas tendencias en automovilismo, noticias de de las mejores marcas lanzamientos, nuevas tecnologías y tips para nuestros usuarios.

Para más información escríbenos:

info@olxautos.com.pe